Te traemos unos consejos que te serán de utilidad cuando manejes bajo la lluvia

0
447

Tips y consejos para manejar bajo la lluvia

Conducir con lluvia no requiere una especial destreza por parte del conductor, pero sí que implica una especial atención.

La lluvia modifica las condiciones de la calzada, así como las de visibilidad, de ahí que convenga tener en cuenta diversos factores para conducir de manera segura. Si bien el sentido común es el mayor de los aliados al conducir en condiciones adversas, no viene mal repasar una serie de conceptos si nos toca ponernos al volante y conducir bajo el agua, con el pavimento mojado.

Debes tener en cuenta que la lluvia no provoca accidentes, sino que son los conductores que no saben adaptarse a las nuevas condiciones, que rebaja sus límites de adherencia. Gossip Vehículo te trae algunos consejos que te servirán perfectamente

De nada sirve ser el mejor conductor si no se tiene la máquina que responda como es debido, especialmente ante las condiciones climatológicas adversas. Debemos poner especial cuidado en estos elementos que te mencionaremos a continuación:

Neumáticos

No nos cansaremos de decir su importancia en la seguridad, ya que son el único punto de contacto con el suelo. Repasa si están en buen estado o si hay indicios de que debes cambiar los neumáticos.

Amortiguadores

Son vitales para controlar los movimientos y tener tacto en el volante, que permita mantener los neumáticos sin perder adherencia. Debes cambiar los amortiguadores para evitar los movimientos verticales y laterales, que pueden modificar la trazada, ni permitirán una reacción adecuada ante un movimiento.

Frenos

Con la calzada mojada pierden efectividad. Conviene saber detectar problemas en los frenos para tener pastillas, discos y la presión del circuito de frenado en condiciones idóneas.

Luces

Aunque las luces diurnas son habituales en autos nuevos, con precipitaciones fuertes conviene poner las de cruce.

Limpiaparabrisas

Prueba con estos consejos, y si no se soluciona el problema, es hora de cambiarlas. Es un proceso sencillo y no suelen ser muy caras, ya que aunque no se usan mucho la goma suele resecarse y pierde eficacia. Vigila también a menudo el depósito del líquido del limpiaparabrisas.

Cristales 

En situaciones de escasa visibilidad es cuando notas más que no has limpiado bien los cristales por dentro. Esa capa de grasa hace que se empañen con más facilidad.

Ventilación

Comprueba que el sistema de climatización funciona correctamente. Te ayudará a desempañar los cristales.

Velocidad adecuada

Te lo decían en la autoescuela, y es verdad; hay que adecuar la velocidad al estado de la calzada. Además, como se ve peor, esto te ayudará ante imprevistos.

Distancia de seguridad

El coche necesita más distancia para detenerse sin riesgos. Desde Gossip Vehículo aconsejamos directamente doblar la distancia de seguridad. Con esta medida, además, reduces el llamado efecto spray,  que el el agua pulverizada que sale de las ruedas traseras del coche precedente.

Conducción suave

Evita la brusquedad tanto al acelerar como al frenar (la capacidad de tracción es menor, gastas combustible inútilmente)

Esto también has de tenerlo en cuenta a la hora de realizar giros. Cuando estés llegando a la curva, anticipa la frenada y complétala con la dirección más recta posible, de modo que evites inercias laterales. Esto también se aplica a los cambios de carril y al cambiar de marchas.

Aumenta el descanso

Con unas condiciones de menor visibilidad, hay que estar más atento a la conducción. Hay expertos que recomiendan incluso apagar la música. A más estrés, más cansancio, sobre todo en viajes largos. Haz tus paradas más frecuentes.

Visibilidad

Además de encender las luces del coche, conecta el aire acondicionado y dirígelo hacia los cristales para evitar que se empañen. Si tu coche tiene función de desempañado del climatizador o del parabrisas calefactado, enciéndelo. En el caso de no tener aire acondicionado, abrir un poco la ventana ayuda a equilibrar la temperatura interior con la del exterior.

Primeras gotas

La lluvia más peligrosa es la inicial. Las primeras gotas se combinan con el polvo, restos de aceite y grasa, y con esa película deslizante sobre ella, es el momento en que la carretera está más resbaladiza.

Lluvia fuerte

Cuando la precipitación es demasiado fuerte y no se puede ver nada, lo mejor es retirarse momentáneamente de la circulación, esperando a que escampe a un lado. Si te colocas a un lado, conecta las luces de emergencia, para que otros usuarios de la vía te vean.

Aquaplaning

Pasar por un charco de 3 cm de profundidad a 50 km/h puede suponer una salpicadura. Las ruedas no se adhieren a la carretera y los neumáticos flotan en el agua, hasta que encuentres asfalto de nuevo. Si lo notas, no frenes, sólo levanta el pie del acelerador y sujeta firmemente el volante, hasta que notes de nuevo adherencia en las ruedas.

Sistemas de seguridad de tu auto

Desde hace años, todos los carros nuevos cuentan con el sistema antibloqueo de frenos, ABS, y el control de estabilidad, ESP. Estos sistemas son de gran ayuda con lluvia, pero por sí solos no resuelven situaciones delicadas.

Si llevas el control de crucero conectado, quítalo. Si se produce un aquaplaning, es mejor tener el control total del coche. Conduce suavemente, no pises el freno y sujeta el volante con firmeza.

Fuente:

noticias.coches

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here