Consejos para circular con hielo en el asfalto

0
457

En este tipo de circunstancias hay que olvidarse de las prisas, poner todos los sentidos en la vía y conducir con bastante suavidad

En esta época de diciembre será bastante particular tener mucho cuidado, sobre todo en esas ciudades frías y con abundante hielo en las carreteras. Las temperaturas seguirán bajando y se irán preparando para dar la bienvenida al invierno. Durante esta época es imprescindible tomar más precauciones al volante, porque las condiciones meteorológicas tienen un efecto directo en el asfalto.

Ante la bajada de temperaturas uno de los efectos más comunes es la aparición de placas de hielo. Estas superficies resbaladizas son muy peligrosas porque reducen el agarre de los neumáticos e incrementan el riesgo de pérdida de control del vehículo.

A menudo son difíciles de detectar en la distancia, por lo que es conveniente tener en cuenta que normalmente se forman cuando hace frío en zonas húmedas o sombrías.

1. Manejar despacio y con precaución 

En este tipo de circunstancias hay que olvidarse de las prisas, poner todos los sentidos en la vía y conducir con suma suavidad, evitando realizar frenazos y acelerones. Los movimientos bruscos pueden desestabilizar la marcha de nuestro auto y provocar uno de los efectos más comunes en esta situación, que son el sobreviraje o subviraje.

Ambos conceptos hacen referencia al desvío del eje trasero o superior del vehículo, provocando una pérdida del control del coche. No obstante, cabe decir que hoy en día la mayoría de vehículos disponen de control electrónico de estabilidad.

2. Control sobre el acelerador

Si al circular en estas condiciones queremos reducir el ritmo, lo mejor será levantar el pie del acelerador. En el caso de que esto no sea suficiente y debamos frenar, primero tenemos que recurrir al freno motor reduciendo marchas.

Si esto tampoco es suficiente, debemos pisar el pedal del freno de manera progresiva pero nunca a fondo, ya que podríamos perder el control del auto y sufrir un accidente.

Si notamos que el vehículo pierde agarre y empieza a derrapar, es muy importante que mantengamos la calma. Nunca debemos hacer un frenazo ni cambios bruscos de dirección. Hay que dejar de acelerar y sujetar bien el volante. El control de estabilidad nos ayudará a recuperar la trayectoria.

La distancia total de detención (reacción + frenada) es de 57 metros cuando se conduce en condiciones soleadas y a 90 km/h. Una cifra que sube hasta los 89 metros, cuando la calzada está mojada pero que se puede llegar a multiplicar por 10 si hay placas de hielo.

3. Cadenas para las ruedas del vehículo

Es importante recordar que, aunque no es obligatorio llevar permanentemente un juego de cadenas para las ruedas del carro, sí es recomendable tenerlas en el maletero, sobre todo si hay previsiones de temporal y nevadas, situaciones en las que a DGT podría decretar la obligatoriedad de usarlas en una determinada carretera.

4. Neumáticos de invierno 

 

Otra opción para prescindir de las cadenas, es el uso de neumáticos de invierno, que ofrecen un mayor agarre y tracción sobre pavimentos resbaladizos. Este calzado, no obstante, solo es recomendable durante los meses más fríos en zonas donde la temperatura habitual es inferior a los 7 grados.

No estará de menos que el día antes le eches un ojo a las previsiones y valores si realmente es seguro o no montar en el auto. En condiciones meteorológicas adversas, la primera recomendación de seguridad es optar por otras alternativas de transporte.

Si decides andar el coche, es importante que valores en qué momento hacerlo, evitando las horas de menos luz, dónde hacerlo, siendo las zonas de montaña las más peligrosas y, sobre todo, hacerlo con previsión, siempre con el depósito lleno y las revisiones hechas en el vehículo.

Fuente:

lavanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here