10 recomendaciones para conducir seguro en otoño

0
351

El otoño es sinónimo de frío, lluvias y más oscuridad, tres factores que tienen un impacto muy alto en la conducción

La llegada del otoño generalmente viene marcada por la bajada de las temperaturas, el mal tiempo, la reducción de las horas de luz y por el cambio de color de los bosques. Durante esta época del año, es especialmente importante realizar un buen mantenimiento del vehículo, ya que está acostumbrado a estar expuesto durante meses al calor y a las altas temperaturas.

Hacer revisiones periódicas para nuestro automóvil que son necesarias para circular con seguridad, pero la mayoría de la gente tiende a esperar a que algo deje de funcionar. Saber cuándo es el momento para revisar el coche puede ahorrarnos el riesgo de averías y también de accidentes. En Gossip Vehículos te mencionaremos 10 consejos.

1. Cambiar hábitos de conducción

 

 

El otoño es sinónimo de frío, lluvias y más oscuridad, tres factores que tienen un impacto muy alto en la conducción. Dejar la distancia de seguridad, adecuar tu velocidad a los límites establecidos o el uso del cinturón, son medidas de seguridad que deben aplicarse día a día al volante, sin embargo, las noches más largas de otoño y el mal tiempo las hace especialmente importantes.

2. Ver y ser vistos

La reducción de las horas diurnas y los anocheceres cada vez más tempranos obligan a mucha gente a conducir de noche, afectando sobre todo a aquellas personas que vuelven del trabajo en carro.

Al ponerse el sol, la oscuridad se impone y es en esta situación cuando es imprescindible el uso de los faros del vehículo.

 

 

3. Conducción nocturna

El 90 % de la información que necesitamos al conducir la recibimos a través de la visión. La conducción nocturna puede suponer una situación de riesgo, ya que entraña peligros asociados a la pérdida de agudeza visual y la disminución del campo visual.

4. Anticípate

Antes de salir es importante hacer una buena previsión y organización del viaje. De esta forma tendremos el camino claro y evitaremos posibles contratiempos. No está de más comprobar el día antes las previsiones meteorológicas, de esta forma si ves que el tiempo no acompaña, puedes intentar retrasar el viaje hasta que desaparezcan.

5. Condiciones meteorológicas

En general, si las circunstancias son adversas, lo mejor es detener el vehículo en una área de descanso y esperar a que el tiempo mejore.

Sin embargo, si debes continuar con tu viaje, es importante que en presencia de lluvia enciendas las luces de cruce para ser mejor visto; en el caso de niebla, hay que encender las luces de cruce y alumbrado antiniebla.

6. Cuidado con el viento

El viento puede ser un gran enemigo de la conducción. Modera la velocidad y ten cuidado al adelantar camiones que hacen el efecto pantalla y pueden desestabilizar la direccionalidad del vehículo.

7. El peligro de las hojas secas

Lo que a simple vista resulta una preciosa estampa teñida de una amplia paleta de colores, se puede convertir en una escena mucho menos idílica. Y es que cuando el asfalto se viste con una capa de hojas, sobre todo si están mojadas, aumenta el riesgo de sufrir un accidente debido a que pueden provocar pérdidas de tracción en los vehículos.

8. Carreteras frías

Según llegamos a los últimos meses del año, las temperaturas van bajando y en las zonas de montaña empiezan a caer las primeras heladas.

Si tienes pensado viajar por zonas de montaña, tienes que aumentar la precaución, sobre todo en las curvas peraltadas donde se acumula la humedad en la parte interior de la curva, facilitando la formación de placas.

9. Revisa los neumáticos

Las ruedas son el único elemento que está en contacto directo con el suelo. Un factor que sumado a las altas temperaturas de la época veraniega provocan más desgaste en los neumáticos y esto disminuye el control del conductor y aumenta la posibilidad de sufrir un accidente.

 

 

10. Evita la fatiga

Las condiciones meteorológicas adversas y la monotonía que producen al conducir pueden causar tensión nerviosa y fatiga, visual provocando una disminución de la atención y aumentando el riesgo de accidente. Por ello, especialmente en trayectos largos, es importante detenerse cada dos horas.

Fuente:

lavanguardia

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here