La verdadera razón de porque vibra el volante del auto

0
393

Si el volante del vehículo vibra o tiembla, es porque existe algún fallo o deterioro mecánico que tiene que ver con los neumáticos o la propia dirección

La dirección del carro tiene que ser suave y precisa, es decir, que si notamos que el volante vibra o tiembla es porque hay algo que falla en el vehículo. A continuación vamos a repasar cuáles son los motivos más habituales por los que sentimos un temblor en el volante.

Esperamos que estos consejos que indicaremos puedan servir, para revisar y chequear el vehículo. Además, es un gran aporte para cuando vayamos a utilizarlo y nos genere algún problema con el volante. Quédate en Gossip Vehículos y entérate de más detalles que vamos a estar mencionando.

Desequilibrado

Lo más habitual cuando una dirección tiembla es que se hayan desequilibrado los neumáticos. Sabremos que ésta es la causa cuando la vibración no sea continua, sino que aparece en unas condiciones determinadas.

Por lo general se manifiesta a velocidades comprendidas entre los 100 y los 120 km/h, siendo inapreciables por debajo y por arriba de esta franja. Deberás tomar este consejo que es de bastante importancia.

Llevarlo a un taller

Si es así, lo más probable es que hayamos perdido uno de los plomos de equilibrado y la solución es tan sencilla como llevar al taller para que los repongan. Esta reparación es rápida y económica, así que no tendrás problema en pedir algún crédito porque tampoco pega fuerte en nuestro bolsillo.

Desgaste desigual de los neumáticos

Otra causa muy común en la vibración de la dirección es que los neumáticos tengan un desgaste desigual. Como es lógico, una banda de rodadura distinta conlleva una pisada diferente, por lo que el carro andará cojo.

Esta desigualdad viene normalmente provocada por un fallo en la propia fabricación del neumático, o porque no hayamos utilizado el carro en mucho tiempo y se haya deformado el caucho.

La vibración será persistente

Al contrario que con el desequilibrado, la vibración que sentiremos en el volante es continua y rítmica, y se manifiesta normalmente entre los 4 y los 40 kilómetros por hora de velocidad. Por desgracia, la única manera de solucionar este problema es cambiar el neumático afectado, o todos los neumáticos por unos nuevos.

Dirección desalineada 

Una dirección mal alineada también puede generar una vibración en el volante, ya que, entre otras cosas, provoca un desgasta desigual de los neumáticos. Sabremos que tenemos la dirección mal alineada porque aunque el vehículo se irá levemente hacia un lado, aunque mantengamos el volante recto.

Falla en la suspensión

Existen otros fallos mecánicos que también también puede generar vibraciones en el volante, como por ejemplo, suspensión mal ajustada o defectuosa. Igualmente, una deformación o un deterioro de los discos de freno harán que tiemble la dirección, aunque sólo se dejará sentir al frenar, ya que será cuando se transmitan las imperfecciones de los discos al ser mordidos por las pastillas.

Falla del motor

De igual modo, un fallo mecánico en el propio motor hará que sintamos vibraciones en el volante, aunque por lo general estas se trasladarán a otras muchas partes de la estructura del vehículo, por lo que es fácil distinguir cuando el fallo proviene del propulsor.

Silentblocks

Y finalmente, cabe señalar que un temblor en la dirección también puede estar motivada por un mal estado de los silentblocks. Precisamente estas piezas de goma tiene como función principal absorber ruidos y vibraciones.

Esto se debe a que si están viejas y ya no cuentan con suficiente amortiguación, no evitarán que estas molestias se filtren en el habitáculo y más concretamente en la dirección.

Fuente:

neomotor

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here