12 consejos útiles para saber cómo conducir con hielo

0
261

Un alto porcentaje de los accidentes de tráfico se producen en invierno

Menos horas de luz y climatología adversa no se lo ponen en absoluto fácil a los conductores. De todos esos enemigos, posiblemente el más peligroso sea el hielo. No es que la niebla, el viento, la lluvia o la nieve sean moco de pavo, pero el hielo tiene ese componente de sorpresa.

A la hora de conducir con hielo en la calzada hay una máxima tranquilidad. Hay una serie de técnicas que desglosamos a continuación, en Gossip Vehículos les ayudaremos. Pero es mejor no tener que llegar a usarlas.

Velocidad adecuada

Si te aproximas a una zona en que hay o puede haber hielo, reduce la velocidad antes de llegar a ella. Una vez en ella hay que intentar no mover el volante, o hacerlo de manera muy sutil, sin brusquedades.

Nada de frenadas bruscas

Una de las reacciones más habituales cuando uno siente que los neumáticos pierden adherencia es pisar el pedal del freno con fuerza. Es inútil, lo único que conseguirás es perder más el control. Resulta mas conveniente pisar suavemente, y repetidas veces.

Aceleraciones suaves

En el hielo los neumáticos no se agarran como sobre el asfalto. Necesitan más tiempo para que lleguen a agarrarse a esa superficie, de modo que al acelerar rápido es más sencillo perder el control del auto. Para ganar tracción lo ideal es acelerar suavemente. Si no lo consigues, desacelera y vuelve a acelerar todavía con más moderación.

Movimientos de volante delicados

Si tu vehículo llega a deslizarse, es inútil que sigas los pasos que suceden en un sobreviraje o subviraje, pues sobre el hielo no hay tracción. Lo que hay que intentar es recuperarla, algo que solamente conseguirás levantando el pie del acelerador.

Marchas largas

Con estas relaciones, sin superar las 2.500 rpm, el par se entrega a las ruedas con mayor delicadeza, es mejor emplearlas que las cortas, que favorecen que las ruedas giren más rápido y aumenten las posibilidades de patinar.

Consulta la meteorología

Conducir con hielo es algo contrario a las prisas. Antes de emprender un viaje, consulta el tiempo y el estado de las carreteras. Evita ponerte al volante si no es absolutamente necesario.

Aumenta la distancia

Además, en estas condiciones meteorológicas es vital aumentar la distancia de seguridad. La distancia que recorre un vehículo desde que conductor pisa el freno, hasta que el carro se detiene aumenta muchísimo.

Neumáticos

Por debajo de los 7 grados los neumáticos convencionales pierden prestaciones. Hay alternativas, como tener unos neumáticos de invierno, diseñados con el fin de garantizar una mayor adherencia sobre superficies complicadas.

Si no es posible contar con dos juegos, echa un vistazo a los neumáticos All Season, con compuestos y dibujo de la banda de rodadura cuyo rendimiento no decae en cuanto sube la temperatura.

Presión

Con el frío, la presión de los neumáticos desciende. Por eso, si no están hinchados correctamente, puede que tarden en reaccionar más de lo habitual, algo peligroso si has de conducir con hielo.

Cadenas

No es obligatorio usar cadenas para la nieve, pero si hay hielo, es posible que aparezca también un manto blanco, y pueden ser útil llevarlas en el vehículo durante estos meses. Y sin olvidarte de chalecos, triángulos; por si ocurre un imprevisto.

Depósito de combustible lleno

Algo que siempre recomendamos en invierno, para no quedarse sin calefacción en caso de problemas. No olvides el teléfono móvil y cargador, algo de bebida y comida, así como ropa y calzado adecuados para el frío, por si toca salir del vehículo.

Revisión general

Además de estos detalles más específicos, revisa el estado de la batería, nivel de líquidos, frenos, limpiaparabrisas y luces. Todo ayuda a ni tener problemas.

Fuente:

noticias.coches

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here