Otorgamos estos consejos para manejar el auto en invierno

0
227

Se sabe que la conducción en invierno siempre se hace más complicada de lo habitual

Vientos, lluvias heladas y nieves, son factores meteorológicos que nos obligan a adaptar nuestra conducción, para mantener los estándares de seguridad, tanto para nosotros mismos como para el resto de usuarios de las vías.

Todo gira alrededor de los siguientes puntos principales: previsión, precaución, anticipación, mirada lejana, subviraje, sobreviraje, mantener la calma y seguro de auto. Muchas personas suelen tener miedo a conducir en este tipo de situaciones, pero, en Gossip Vehículos daremos unos consejos que estamos seguros que servirán.

Previsión

Hoy en día todos tenemos un smartphone, en el cual podemos consultar en unos instantes las previsiones meteorológicas de las próximas horas, e incluso de los próximos días; además de las informaciones y avisos que se suelen dar por medios de comunicación de televisión o radio.

Si nos vamos a encontrar con nieve en nuestro viaje, tendremos que tomar la decisión de si seguiremos adelante con nuestros planes o si, por el contrario, sería mejor evitarlo y dejarlo para otra ocasión. 

Precaución

Con las bajas temperaturas ambientales aunque ni siquiera haya llovido, los neumáticos no se agarran al asfalto de la misma forma que lo hacen en pleno verano. Si tenemos lluvia, nieve o hielo, el coeficiente de adherencia es muy inferior. Por tanto, perdemos agarre lateral y motricidad al arrancar, y la distancia de frenado aumenta.

Anticipación

La anticipación lo es todo a la hora de conducir, pero, si además conducimos en unas condiciones adversas, lo es aún más. Además de la distancia de seguridad y precaución citadas, debemos prestar atención a nuestro entorno.

Por ejemplo, si vemos que el auto que circula dos o tres vehículos por delante de nosotros frena de forma algo brusca, aunque estemos a 100 metros, es conveniente que dejemos de acelerar y reduzcamos nuestra velocidad.

Mirada lejana

Pero solo podremos anticiparnos a los posibles obstáculos o situaciones complicadas si miramos lejos; cuanto más lejos, mejor. Si con nuestra mirada nos fijamos a lo que vamos a sobrepasar en pocos instantes, no tendremos margen para detectar los posibles con suficiente tiempo de reacción y acción.

Por ello, y especialmente en carretera, se recomienda ir con el asiento en una posición baja, para que obligatoriamente miremos al frente, es decir, lejos. En una curva, por ejemplo, siempre debemos buscar la salida de la misma con nuestra mirada.

Mantener la calma

Como hemos dicho al principio, muchas personas pueden tener miedo a conducir bajo condiciones meteorológicas adversas, ya sea frío, nieve o lluvia. El miedo no es un buen compañero cuando queremos hacer las cosas bien.

En caso de que se produzca una situación muy complicada, como un deslizamiento del eje delantero o trasero, si actuamos de forma brusca y limitándonos a hundir el pedal de freno, será complicado salvar la situación.

Subviraje

El carro gira menos de lo que indicamos con el volante. Si perdemos adherencia de la parte delantera del vehículo, tendremos que enderezar suavemente la dirección, aunque el instinto nos diga lo contrario, hasta recuperar adherencia.

Sobreviraje

El auto gira más de lo que indicamos con el volante. Si el carro pierde adherencia de atrás, tenderá a girar más de lo que nosotros estábamos queriendo. En esta situación, tenemos que enderezar la dirección, y si el sobreviraje es muy acusado, girar incluso en sentido opuesto.

El seguro de auto

En ubicaciones donde las condiciones meteorológicas son complicadas durante varios días o semanas al año, es recomendable tener un seguro a todo riesgo o un seguro todo riesgo con franquicia. Esto debido a que, con la nieve o el hielo, es fácil ver golpes leves a muy baja velocidad.

Fuente:

actualidadmotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here