El Hyundai RM-19: Es mucho más que un motor central y tiene 365 ​​CV

0
732

Puede que este precioso y monstruoso Hyundai de carreras con el motor que tiene no sea, lastimosamente, un modelo de producción.

La diapositiva de la presentación de este modelo fue en realidad bastante graciosa. N Motorsport, N Cars, N Performance Parts, N Line Aesthetic Packages; en orden descendente de importancia, y aunque suene familiar, estamos hablando del Hyundai Proving Grounds, la pista de pruebas de la marca coreana a las afueras de Mojave, California, EE.UU.

Uno de los mejores paraísos que un conductor emprendido podría imaginar. Tenían un óvalo de alta velocidad, varias pistas off road, incluso un más que interesante tramo de rally, el skidpad más grande que se haya visto, y una pista de 5 kilómetros con líneas de calles pintadas en ella.

Y lo más esperado

Hyundai no solo quiere una parte de de lo que ha hecho grande a BMW, lo quiere absolutamente todo. Después de la caza de Albert Biermann de la división M de BMW, el fabricante coreano tiene un plan bastante claro para continuar la estrategia de la ex compañía de su nuevo fichaje.

El RM-19, es en realidad la cuarta versión de los RM. Los RM 14, 15 y 16 tenían distintos niveles de desarrollo, pero Hyundai tiene la confianza suficiente en este 19 como para permitir que muchos de nosotros lo probemos.

Y es que está muy cambiado

Entre los pilares A y B hay material estándar del Veloster, y se siente súbitamente familiar cuando el conductor se sienta en él. Mucho más allá de los asientos de carreras y un volante de competición desmontable para el cambio, todo a simple vista parece normal y funcional. El conjunto de indicadores, los sistemas multimedia; el climatizador, llavero de fábrica y el botón de arranque.

Y, puesto que la carrocería parece haberse adaptado al chasis estándar del Veloster, en realidad se han creado nuevos bastidores delanteros y traseros, esto para aprovechar al máximo la nueva ubicación del motor y convertir la suspensión trasera en una configuración de doble horquilla.

Ese motor de 2.0 litros gasolina de cuatro cilindros e inyección directa salido del TCR, produce 365 ​​CV y 542 Nm de par máximo. El motor se parece bastante al que tendríamos en un Veloster N de serie, pero con una compresión mucho más elevad. Un turbo más grande, un escape de flujo más libre, un intercooler efectivo, y una fiabilidad mejorada, por ejemplo a mejores juntas de culata.

Un ejemplar rival para los grandes deportivos en el mercado

Asimismo, la empresa no ha otorgado mucho tiempo en el RM-19 a los fanáticos que han podido manipular este modelo, así que, se hace mucho más evidente que Hyundai se toma bastante en serio esto de moverse más rápido. La entrega de potencia es lineal y violenta, pero ahora tiene toda la tracción del mundo para acompañarla. Aunque el RM-19 es un efectivamente más pesado que el Veloster N de fábrica con 1.446 kg, la potencia y el par adicionales lo compensan con creces.

Parece que Hyundai podría llegar al mercado con un cupé deportivo asequible de motor central y con un precio menor que el de un Porsche Boxster, ó un Corvette base. En lugar de intentar adaptar un Veloster para una configuración de motor central, deberían utilizar este tren motriz y el conocimiento adquirido de RM-19, para edificar un nuevo automóvil con un chasis específico (lo que deduciría una distribución de pesos ideal y una dirección destinada a una conducción deportiva).

Se podría decir que está en un punto exacto en el que podrían diseñar un automóvil como el Alpine A110, y así podrían enseñar a BMW su alineación de crossovers M y su sensación de dirección falta de emociones.

Fuente:

carandriver

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here