Volkswagen comienza proyecto piloto de reciclaje de baterías de sus autos eléctricos por cuenta propia

0
374
Volkswagen comienza proyecto piloto de reciclaje de baterías de sus autos eléctricos por cuenta propia

Parte de la revolución de los autos eléctricos es fabricar baterías. Pero en un futuro, otra parte de la revolución será desmantelar esas mismas baterías y recuperar los materiales en su interior para ser utilizados nuevamente en la fabricación de baterías nuevas.

¿Qué tipo de materiales se pueden reciclar de las baterías usadas? Aluminio, cobre, litio, manganeso, níquel y cobalto, junto con varios plásticos. El objetivo está en crear un ciclo en el que se recicla más del 90% de cada una de las baterías de VW.

Ante esta situación, Volkswagen ha iniciado el reciclaje de baterías de automóviles eléctricos en una planta especializada en este proceso en Salzgitter, Alemania.

La fase piloto comenzará con un objetivo modesto: reciclar cinco baterías por turno. La capacidad anual será de hasta 3.600 baterías al año. A 400 kg por batería, unas 1.500 toneladas de materiales recuperados.

Una vez que el sistema está optimizado, se puede ampliar para manejar más baterías. No se espera que la capacidad máxima se produzca hasta finales de esta década, lo que debería corresponder con el momento en que más baterías necesiten reciclarse.

Pero antes de que comience el reciclaje, cada módulo de batería se analiza cuidadosamente para determinar si todavía es lo suficientemente potente como para usarse en una aplicación de segunda vida, como almacenamiento de energía o vehículos eléctricos y robots de baja velocidad. Solo cuando se agote su vida útil pasará a formar parte del proceso de reciclaje.

Hasta ahora, las baterías usadas se han reciclado principalmente en un proceso pirometalúrgico. En términos más simples, simplemente terminan en el alto horno. Volkswagen Group Components utiliza primero un proceso mecánico:

  • Una vez que la batería ingresa al proceso de reciclaje, primero se drena y se desmonta.
  • Las materias primas iniciales como su carcasa de aluminio, cable de cobre y plástico ya se recuperan aquí y se devuelven al ciclo de producción.
  • Luego, los módulos de la batería se trituran fuertemente bajo una atmósfera protectora y el electrolito líquido que se escapa los convierte en una masa húmeda, el granulado. Este se seca, se pasa a través de varios tamices y una cinta magnética, y así se vuelve cada vez más fino.
  • Con el tiempo, se produce un llamado «polvo negro», que contiene, entre otras cosas, grafito valioso, así como litio, manganeso, cobalto y níquel.
  • Luego, una empresa asociada de la industria química lo separa en sus componentes individuales mediante un proceso hidrometalúrgico, es decir, con agua y disolventes. Estos pueden usarse como materia prima secundaria para la construcción de cátodos de baterías nuevas, sin ninguna pérdida de calidad en comparación con el material primario nuevo.

Los componentes de las baterías de iones de litio se pueden volver a obtener y reutilizar para fabricar nuevas baterías, la definición misma de una economía en ciclo en la que las baterías agotadas se reciclan en lugar de incinerarlas o depositarlas en vertederos.

VER MÁS – Volkswagen lanza un nuevo proyecto de un yate solar-eléctrico asociado con Cupra y Silent Yachts

El reciclaje es otra ventaja que tienen los vehículos eléctricos sobre los que tienen motores de combustión. Los vehículos eléctricos y la economía de este tipo van de la mano de una manera que los vehículos convencionales nunca podrían hacerlo.

Redacción: GossipVehículo y Fuente: Autocosmos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí