Anciana de 71 años trabaja limpiando vidrios de autos “Todavía creo que puedo cumplir algún sueño en la vida”

0
91
Anciana de 71 años trabaja limpiando vidrios de autos
Imagen cortesía de TN - Anciana de 71 años trabaja limpiando vidrios de autos

Esta es una historia de optimismo y valor. Una anciana de 71 años, graduada de psicóloga y licenciada en relaciones públicas, fue secretaria del equipo y la fundación de René Favaloro, y actualmente, Margarita trabaja limpiando vidrios de autos para sobrevivir.

Se levanta todos los días a las 6, va a su esquina con su silla y su carrito, inicialmente barre la vereda y luego inicia su jornada con los autos. “Es admirable lo que hace, labura más que yo”, expresó el kioskero de la cuadra.

Durante su juventud, teniendo dos títulos y una carrera por delante, es claro que Margarita nunca hubiese imaginado terminar haciendo ese trabajo. “Tuve un narcisismo muy pequeño, siempre me costó hacerme valer y esa fue mi gran derrota. Por eso yo fracasé en mi vida, en todos los aspectos”, declaró.

Anciana de 71 años trabaja limpiando vidrios de autos

Su jornada transcurre mientras cambia la luz del semáforo, luego va a la calle con sus elementos de limpieza en las manos, pregunta amablemente si puede limpiar, y eso lo hace sin salpicar una gota hasta que el conductor conceda su permiso. Es un trabajo a contra reloj, con tandas de cuarenta segundos.

Y pese a que no es lo que imaginaba para su vida, con todo el optimismo acepta su trabajo y ve el intercambio con sus clientes de una manera bastante peculiar. “Cuando uno se desprende de algo, en este caso el dinero, es un gesto de amor. Yo veo este trabajo como un síntoma de ese amor que no pude obtener de otra manera en la vida”, expresó.

Margarita no cuenta con familiares ni amigos, está sola. La sensación de no sentirse querida es lo que más pesa en su viejo corazón y lo que más le duele.

No obstante, nunca se rindió. Sigue pensando positivo y mirando al futuro. “Tengo 71 años y todavía creo que puedo cumplir algún sueño en la vida, quizás tener una negocio propio, ¿por qué no?”, relató.

Esta luchadora no culpa a nadie por la situación que vive, en cambio, se hace cargo de sus errores y de su mala suerte. “Una vez una persona me conmovió totalmente, me dijo ‘te pido perdón por las puertas que la sociedad no te abrió’, fue impactante para mí. Pero yo no supe abrirme camino, no culpo a otro”, mantuvo, como una frase que le dijeron y quedó grabada en su memoria.

TE PUEDE INTERESAR:

Fuente: TN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí