Acura MDX 2025: Adiós al trackpad, ¿un adiós a la mediocridad?

0
61

En el competitivo segmento de los SUV de lujo, la marca Acura se enfrenta a una batalla titánica. Figuras como BMW, Mercedes-Benz y Lexus dominan el panorama, relegando a Acura a un segundo plano. A pesar de sus esfuerzos por destacarse, la división de lujo de Honda no siempre ha logrado posicionarse como un líder indiscutible.

El Acura MDX Type S 2025, con su reciente actualización, busca desafiar este status quo. Sin embargo, a pesar de algunos cambios positivos, como la eliminación del frustrante sistema de infoentretenimiento basado en panel táctil y la incorporación de un nuevo grupo de instrumentos totalmente digital, el MDX Type S de $76,900 aún se siente como una opción secundaria en este segmento tan demandante.

Un vistazo a las novedades:

Las modificaciones para el 2025 son relativamente modestas: un nuevo sistema de información y entretenimiento con pantalla táctil de 12,3 pulgadas, fascias delantera y trasera rediseñadas para mantener un aspecto contemporáneo y un sistema de audio Bang & Olufsen de 31 parlantes (sí, leyó correctamente) que reemplaza al anterior ELS Studio de 25 parlantes. Además, el criticado controlador de infoentretenimiento con panel táctil ha sido finalmente eliminado.

El modelo Type S se presenta repleto de características: asientos delanteros con masaje (de los mejores que he experimentado), un techo corredizo panorámico, head-up display, un conjunto completo de asistencias al conductor y el mencionado sistema de audio Bang & Olufsen.

En el apartado mecánico, no hay cambios: conserva el V6 turboalimentado de 355 caballos de fuerza y la suspensión neumática regulable en altura.

Sobre el papel, el MDX Type S 2025 impresiona. Tiene las credenciales para competir con modelos como el BMW X5, el Mercedes GLE, el Lexus RX y el Genesis GV80. Sin embargo, en la práctica, la ejecución no está a la altura de las expectativas. No es que sea un mal vehículo, pero carece de la fluidez y la elegancia sin esfuerzo que uno esperaría de un producto de lujo.

Comencemos por los aspectos positivos: en viajes largos por carretera, el MDX es difícil de criticar. Su cabina silenciosa y confortable, junto con los asientos con masaje, lo convierten en un compañero ideal para trayectos extensos. El sistema de audio también merece elogios, ofreciendo una experiencia auditiva de alta calidad. Los materiales interiores son de alta calidad y los puntos de contacto están bien ubicados, a excepción del nuevo botón de volumen, incómodamente situado en la consola central.

Sin embargo, la experiencia no está exenta de detalles molestos que podrían solucionarse fácilmente: la transmisión automática de 10 velocidades es torpe, incluso en sus modos más deportivos, y se debate constantemente entre arrancar en primera o segunda marcha, especialmente en arranques y paradas rápidos. Los frenos por cable, por su parte, son sensibles y no lineales, lo que dificulta una conducción suave.

Ver también: El Nuevo Acura ZDX Type S Recibe una Transformación de Estilo Digital que Captará tu Atención

Si bien el nuevo sistema de infoentretenimiento es una mejora considerable, casi cualquier alternativa hubiera sido mejor que el anterior. Es sensible y fácil de usar, aunque algunas decisiones de diseño son extrañas. La mayoría de las pantallas utilizan un fondo negro profundo para resaltar la calidad de la imagen, pero la barra de menú permanente presenta un azul poco atractivo que desentona con el resto del diseño.

En cuanto al manejo, el MDX Type S no brilla por su deportividad. Su peso se hace evidente en las curvas, y a pesar de la suspensión adaptativa y la neumática, la carrocería se balancea en exceso en terrenos irregulares. El V6 monoturbo ofrece potencia, pero se siente menos refinado que los motores de seis cilindros de sus competidores alemanes y coreanos.

Es importante destacar que el MDX Type S se disfruta mejor en modo Comfort que en Sport Plus. Incluso así, la suspensión puede verse abrumada sobre superficies irregulares, permitiendo que demasiadas asperezas lleguen al habitáculo.

La ejecución es el talón de Aquiles del MDX Type S. Si bien tiene las piezas para competir con sus rivales, algunos ajustes y mejoras de ingeniería podrían elevarlo a un nivel superior. El interior es funcional y de alta calidad, y el tren de transmisión, aunque no es excepcional, cumple con su cometido. Sin embargo, a un precio de casi $80,000, presenta defectos inaceptables: la calibración de la caja de cambios es deficiente, el diseño del infoentretenimiento no es coherente y los frenos por cable no funcionan correctamente.

Redacción GossipVehículo con fuente motor1.com