¿Qué significa título azul?

0
39

Los documentos del auto son tan importantes como el mantenimiento. En este se tiene información sobre la propiedad y, en algunos casos, advierte a un posible comprador de no proseguir con la transacción.

Contar con el título del auto es fundamental, ya que ayuda a mantener la propiedad y mantener a raya a los ladrones pero, sobre todo, indica si el vehículo se rescató o no a través del color.

Diferentes colores de títulos de automóviles

Por norma general, un título azul hace alusión a que el auto tiene un título de salvamiento y el término tiene su origen el color del papel en el que se imprimió dicha documentación.

Por lo tanto, lo ideal sería tener el título verde, puesto que refiere a un automóvil en buenas condiciones.

Dicho esto, en algunos estados el mencionado título azul significa que el vehículo está en buenas condiciones. Los interesados deben verificar que cuenta con una documentación limpia y que no se haya declarado pérdida total por una empresa de seguros.

Lea más: ¿Por qué mi volante se pone duro al dar vuelta? (+6 CAUSAS)

En el estado de Texas, el azul quiere decir que se trata de un coche limpio y libre de gravámenes. En estos lugares se usa el rosa o el morado para identificar un auto de salvamento.

Por su parte, los vehículos que han sido dañados o quemados hasta el punto de volverse chatarra reciben el título naranja.

Título de salvamento y cómo limpiarlo

Si el color indica que el vehículo cuenta con un título de salvamiento, puede asumir que:

  • El automóvil tiene daños o piezas faltantes cuyo reemplazo o reparación cuestan más de lo que vale.
  • Viene fuera del estado con un título de salvamento que indica daños por accidentes, daños por inundaciones, inoperabilidad o algo por el estilo.
  • No es un vehículo de otro estado pero tiene un título reconstruido o es un automóvil que una compañía de seguros pagó para reparar daños causados ​​por granizo o robo.

Ahora bien, no quiere decir que esté todo perdido. Es probable que la compañía de seguros considere que tenga un costo demasiado alto para arreglarse. No puede asegurarlo ni conducirlo legalmente a menos que:

  • Reparar el vehículo, arreglando lo que sea que lo destrozó en primer lugar
  • Obtenga una inspección minuciosa a través de las vías oficiales designadas que requiere su estado
  • Complete toda la documentación necesaria y envíela al DMV

Tras ello, el DMV debería aprobar todo y su automóvil recibiría el título de “reconstruido”.

Problemas que vienen con el título reconstruido

Tener autos de salvamento suele ser problemático, siendo el más común la financiación. Al comprar, casi siempre deberá pagar dinero por adelantado, mientras que los prestamistas estarán dudosos por el valor real es discutible.

Otro problema está asociado a las compañías de seguro, ya que pueden aumentar las tarifas de los automóviles que no sean aptos para circular.

Por último, el valor de reventa se irá al suelo. Al tratarse de un vehículo poco confiable, será muy complicado venderlo.

Resumen

Es determinante que a la hora de comprar un auto se consulte el título en el sitio web del DMV local con el fin de determinar si se trata de un vehículo de salvamento.

En caso de sospechas, lo mejor sería detener la compra y, si ya no hay vuelta atrás, intentar repararlo, teniendo en cuenta el alto costo que conlleva.

Redacción Gossip Vehículos Fuente: jdpower

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí