Fallas Dirección Eléctrica Asistida: 6 Síntomas y 4 Causas

0
343
Das neue S-Klasse Coupé ist serienmäßig mit einer elektromechanischen Di-rektlenkung ausgestattet. Neben einem präziseren und gleichzeitig komfortab-leren Lenkerlebnis leistet die Lenkung einen wichtigen Beitrag zur Gesamteffi-zienz, da die Lenkunterstützung nur Energie benötigt, wenn tatsächlich gelenkt wird.

La dirección eléctrica asistida (DEA) ha revolucionado la forma en que los conductores experimentan el manejo de sus vehículos. Esta innovadora tecnología ha reemplazado en gran medida los sistemas de dirección hidráulica tradicionales, ofreciendo una conducción más suave, eficiente y cómoda. Sin embargo, como cualquier componente automotriz, la DEA no está exenta de posibles fallas. En esta guía, exploraremos 6 síntomas comunes de fallas en la dirección eléctrica asistida.

6 Síntomas de Fallas en la Dirección Eléctrica Asistida y sus 4 Causas

La dirección eléctrica asistida ha ganado una mayor prevalencia en los modelos automovilísticos más recientes. No obstante, este sistema también puede experimentar fallas que podrían dejar al conductor en una situación incómoda en la carretera. El presente artículo abordará los indicios que apuntan a una falla en el sistema de dirección asistida eléctrica, analizando las causas subyacentes de estas problemáticas y considerando las posibles medidas correctivas.

Entre las señales más frecuentes de un fallo en el sistema de dirección asistida eléctrica se encuentra la percepción de una disminución en la asistencia eléctrica durante la conducción. Adicionalmente, pueden presentarse otros síntomas, como la emisión de un ruido inusual proveniente del motor de la dirección asistida o la tendencia del vehículo a desviarse hacia un lado mientras se está en movimiento.

¿Qué es un sistema de dirección asistida eléctrica?

La Dirección Asistida Eléctrica (EPS) representa un sistema de orientación vehicular que emplea un motor impulsado por energía eléctrica para facilitar el giro de las ruedas. Este sistema se posiciona como una alternativa moderna al convencional método hidráulico de asistencia en la dirección, el cual utiliza fluidos hidráulicos para colaborar con el conductor. La EPS, como una tecnología más contemporánea, brinda diversas ventajas en contraposición a la dirección asistida hidráulica, destacándose una mayor eficiencia en el consumo de combustible y una reducción en las emisiones.

Adicionalmente, la EPS demuestra una mayor fiabilidad, derivada de una disminución en las oportunidades de presentar fallos, debido a la reducida cantidad de componentes en operación. A modo de ilustración, la ausencia de una bomba de dirección asistida y la minimización de posibles fugas de fluidos constituyen ejemplos concretos de esta ventaja.

Principio de funcionamiento básico y sensores de un sistema EPS

En el contexto de un sistema de dirección asistida eléctrica, se implementa un motor accionado por energía eléctrica con el propósito de asistir al conductor en la maniobra de girar el volante. Este motor establece una conexión con la columna de dirección y se interrelaciona con el mecanismo de orientación, ya sea de piñón y cremallera o de bola de recirculación, con el objetivo de proporcionar apoyo.

En el momento en que el conductor efectúa un giro en el volante, el motor eléctrico entra en acción, suministrando un refuerzo o asistencia que simplifica la acción de girar. En este escenario, se torna esencial la función desempeñada por dos de los sensores más cruciales presentes en el sistema EPS.

1. Sensor de par

El sensor de torsión desempeña un papel fundamental al establecer la medida exacta de asistencia generada por el motor eléctrico. Este componente evalúa la fuerza ejercida por el conductor sobre el volante y posteriormente emite una señal destinada a la Unidad de control electrónica (ECU). A partir de esta señal, la ECU procede a calcular la magnitud adecuada de respaldo a ser suministrado por el motor eléctrico en términos de asistencia.

2. Sensor de velocidad

El propósito fundamental del sensor de velocidad reside en la medición de la velocidad de giro de las ruedas, actuando como intermediario al transmitir una señal hacia la Unidad de Control Electrónico (ECU). La ECU, por su parte, emplea esta información en conjunto con los datos suministrados por el sensor de torsión, con el fin de establecer la cuantía apropiada de asistencia otorgada por el motor eléctrico.

Peligros de conducir con un sistema de dirección asistida eléctrica defectuoso

En el caso de un fallo en el sistema EPS durante la conducción, dirigir el vehículo se volverá más arduo. Esto podría dificultar el mantenimiento del automóvil en su carril, y en situaciones extremas, llevar a desviaciones incontroladas de la trayectoria original.

No se aconseja intentar continuar conduciendo si el sistema EPS ha experimentado una falla, ya que esto podría exponer tanto a ti como a otros a un alto riesgo de sufrir lesiones graves, e incluso conllevar consecuencias fatales.

Síntomas de falla de la dirección asistida eléctrica

Algunos síntomas pueden indicar que el sistema EPS está fallando. Los síntomas más comunes incluyen:

  1. Luz de advertencia de EPS
  2. Pérdida de asistencia eléctrica
  3. Vehículo se va hacia una dirección
  4. Ruido de zumbido del motor de dirección asistida
  5. Volante suave a alta velocidad
  6. Vibraciones de la cremallera de dirección

1. Luz de advertencia de EPS

En caso de que el sistema de dirección asistida eléctrica experimente una falla, es posible que se active una luz de advertencia de EPS en el panel de instrumentos de su vehículo. Esta luz generalmente se presenta en tonos rojos o amarillos, indicando la presencia de un inconveniente en la dirección asistida.

2. Pérdida de asistencia eléctrica

En el escenario de una falla en el sistema EPS, se experimentará una pérdida de la ayuda eléctrica destinada a facilitar el giro del volante. Esto conlleva que el acto de girar el volante se torne más complicado. La pérdida de asistencia eléctrica puede manifestarse de manera repentina o progresiva. Si la pérdida es súbita, podría generar una situación de peligro, ya que podría comprometer la capacidad de mantener el control del vehículo.

En el caso de una pérdida gradual de la asistencia eléctrica, es posible que inicialmente no se perciba de manera significativa.

3. Vehículo se va hacia una dirección

En el caso de una falla en el sistema de dirección asistida eléctrica, es posible que el vehículo presente una tendencia a desviarse hacia un lado. Esta situación puede ser sumamente riesgosa, ya que podría complicar la tarea de mantener el vehículo dentro del carril correspondiente. En muchos casos, la causa fundamental de esta problemática reside en un mal funcionamiento de un sensor o en un motor de dirección asistida defectuoso.

4. Ruido de zumbido del motor de dirección asistida

Cuando se presentan complicaciones en la dirección asistida, es posible que se perciba un zumbido procedente del motor de la asistencia. Este sonido deriva del roce entre los engranajes internos del motor. A medida que el sistema EPS comienza a experimentar fallas, este zumbido tiende a intensificarse.

5. Volante suave a alta velocidad

Si se percatara de que el volante exhibe una suavidad inhabitual a altas velocidades, es posible que ello señale una posible falla en el sistema EPS. La dirección asistida eléctrica ha sido diseñada para permitir la adaptación del nivel de asistencia en concordancia con las condiciones de manejo. Por ejemplo, se puede incrementar la asistencia a bajas velocidades para facilitar el giro del volante en situaciones más desafiantes, y reducir esta asistencia a velocidades más elevadas cuando el giro es naturalmente más sencillo.

Consecuentemente, a mayores velocidades, se espera que el volante muestre resistencia y que la dirección sea más firme, mientras que a velocidades menores, el volante debería tornarse más liviano. No obstante, en el caso de una falla en el sistema EPS, este puede brindar asistencia excesiva incluso en circunstancias de altas velocidades.

6. Vibraciones de la cremallera de dirección

Si percibe cualquier tipo de vibración en el volante, es crucial que busque la revisión de un mecánico de manera inmediata. El sistema de dirección asistida eléctrica opera a través de un mecanismo de piñón y cremallera que transforma el movimiento rotativo del volante en un movimiento lineal. Este último es esencial para el giro de las ruedas del vehículo. En el caso de que la alineación de la cremallera y el piñón no sea la adecuada, es posible que se originen vibraciones perceptibles en el volante.

Además, si se presenta un exceso de holgura en la interacción entre la cremallera y el piñón, esto también podría ser responsable de las vibraciones. El origen fundamental de esta problemática suele radicar en la degradación o el daño de la cremallera y el piñón.

¿Qué causa la falla de la dirección asistida eléctrica?

Existen cuatro causas principales de falla de la dirección asistida eléctrica:

1. Problemas de la unidad de control

Cuando se aborda la temática de las fallas en el sistema de dirección asistida eléctrica (EPS), en muchos casos, los inconvenientes tienen su origen en la unidad de control. La unidad de control representa el «cerebro» del sistema EPS y desempeña un rol esencial al interpretar la información procedente de los sensores, así como al emitir instrucciones al motor. La existencia de una problemática en la unidad de control puede resultar en un fallo en el funcionamiento del sistema EPS en su totalidad.

Los problemas asociados con la unidad de control pueden desencadenar fallas en el sistema EPS debido a la posibilidad de una calibración inadecuada. Si la unidad de control no se encuentra calibrada de manera adecuada, podría enfrentar dificultades en la correcta interpretación de los datos provenientes de los sensores.

2. Conducción en terrenos irregulares

Una causa adicional y común de fallos en el sistema EPS está relacionada con la conducción en terrenos irregulares. Durante la circulación en superficies no uniformes, el sistema EPS se ve obligado a trabajar de manera más intensa con el fin de mantener la estabilidad del vehículo.

Este aumento en la demanda de funcionamiento puede generar una considerable presión sobre los elementos constituyentes del sistema EPS, potencialmente resultando en el desgaste de dichos componentes.

Adicionalmente, cuando se transita por terrenos irregulares, existe el riesgo de que objetos externos provoquen daños en el sistema EPS. La colisión de una piedra u otro tipo de objeto con el sistema EPS podría ocasionar daños en componentes cruciales, como la cremallera de dirección, generando así potenciales problemas en el funcionamiento del sistema.

3. Sensores que funcionan mal

El funcionamiento del sistema EPS se fundamenta en la utilización de sensores, los cuales tienen la responsabilidad de recopilar información relacionada con la velocidad del vehículo, el ángulo de dirección y otros aspectos relevantes. Si alguno de estos sensores presenta un desempeño deficiente, es plausible que desencadene en un fallo del sistema EPS.

4. Falla del motor eléctrico

El motor eléctrico se erige como uno de los componentes de mayor relevancia en el sistema EPS. La ocurrencia de una falla en el motor eléctrico puede inducir al fallo del propio sistema EPS. Existen diversas razones subyacentes que pueden ocasionar el fallo del motor eléctrico. Una de estas razones recae en el desgaste de las escobillas del motor.

Otra posible causa del fallo del motor eléctrico radica en el desgaste de los cojinetes. Estos elementos tienen la responsabilidad de mantener el rotor y facilitar su rotación.

¿Cómo solucionar problemas de dirección asistida eléctrica?

En contraste con los sistemas de dirección hidráulica tradicionales, no se requiere la sustitución de la bomba de dirección ni del fluido en el contexto de la dirección asistida eléctrica. Por ende, para abordar los inconvenientes asociados al sistema de dirección asistida eléctrica, es necesaria una estrategia por completo distinta. A continuación, se presentan algunas recomendaciones sobre cómo puede afrontar y resolver problemas relacionados con la dirección asistida eléctrica.

1. Busque cualquier error

El paso inicial consiste en conectar una herramienta de escaneo al puerto de diagnóstico del vehículo. Esta acción le permitirá verificar la existencia de cualquier código de error que el sistema de dirección asistida haya registrado. En caso de que se detecte algún código de error, es recomendable anotarlo de manera precisa antes de proseguir con el proceso de solución.

2. Verifique el cableado

Una vez que haya registrado los códigos de error (si los hubiera), el siguiente paso consiste en evaluar el cableado correspondiente al sistema de dirección asistida. Lleve a cabo una inspección detallada de todos los cables y conectores en busca de posibles señales de daño o deterioro.

3. Compruebe si el motor de dirección asistida funciona:

Si nada parece estar mal, lo más probable es que el motor de la dirección asistida sea el culpable. Para estar seguro, siga estos pasos:

  • Arranque su vehículo.
  • Déjalo actuar durante unos minutos.
  • Cuando gira el volante mientras está en ralentí, este es el momento en que se requiere el nivel más alto de asistencia eléctrica.
  • El motor de dirección asistida debe encenderse inmediatamente para proporcionar esa asistencia.
  • Es posible que no pueda escuchar el silbido del motor con un estetoscopio automotriz.
  • Intente colocar un estetoscopio debajo del volante, cerca del portaequipajes. Ahí es donde el sonido debe ser evidente.
  • Entonces, con la ayuda de un estetoscopio automotriz, puede intentar escuchar el sonido de un motor de dirección asistida mientras gira el volante.
  • Si no puede hacer ambas cosas juntas, tal vez pueda usar la ayuda de un amigo.

Costo de reparación del sistema de dirección asistida eléctrica fallido

La reparación de un sistema de dirección asistida eléctrica defectuoso puede acarrear un desembolso económico significativo. En ciertos escenarios, el costo incluso puede superar el valor total del sistema de dirección en sí. Entre las problemáticas más frecuentes que aquejan al sistema de dirección asistida eléctrica, destaca la falla del motor eléctrico.

El gasto asociado con el reemplazo del motor eléctrico puede variar entre $350 y $500. Otros problemas comunes pueden estar relacionados con el mal funcionamiento de sensores o la unidad de control. En tales situaciones, será necesario recurrir a mecánicos cualificados, lo que podría implicar desembolsos sustanciales. La solución de códigos de error, por ejemplo, puede tener un costo que oscile entre $200 y $300.

Conclusión

El sistema de dirección asistida eléctrica se presenta como una característica de seguridad de gran importancia en los automóviles modernos. Este sistema capacita al conductor para mantener un control preciso del vehículo durante las maniobras de giro, proporcionando asistencia adicional en momentos críticos, como en situaciones de emergencia.

Esta tecnología contribuye a la prevención de accidentes al facilitar la manipulación del vehículo, permitiendo al conductor mantenerlo en su carril y evitar potenciales peligros. Esta funcionalidad resulta particularmente valiosa en condiciones de superficies resbaladizas o cuando el camino presenta irregularidades inesperadas.

A pesar de sus beneficios, los sistemas de dirección asistida eléctrica también son susceptibles a fallos. En el evento de una falla en el sistema de dirección asistida eléctrica, la reparación puede acarrear costos significativos. Por lo tanto, resulta de suma importancia estar familiarizado con los síntomas que indican un posible fallo en la dirección asistida eléctrica, y tener un plan establecido en caso de que el sistema experimente una falla.

Preguntas frecuentes

¿La luz de dirección asistida eléctrica significa niveles bajos de líquido de dirección asistida?

En efecto, en el sistema de dirección asistida eléctrica no hay presencia de fluidos, por lo que no cabe duda de que la señal de advertencia EPS se iluminaría por este motivo. La activación de la luz de la dirección asistida eléctrica generalmente implica que ha surgido un problema en el sistema de dirección asistida eléctrica. Esta luz de advertencia no necesariamente refiere a niveles bajos de fluido en la dirección asistida, ya que dicho sistema carece de dicho componente.

¿Cuál es una causa común de falla de la dirección asistida eléctrica?

Existen diversas causas comunes de falla de la dirección asistida eléctrica. Uno es un problema con el motor eléctrico. Otro es un problema con la unidad de control. Y otro es un problema con los sensores.

¿La dirección asistida eléctrica funciona con una batería de automóvil?

Correcto, el motor de dirección asistida eléctrica opera empleando la energía suministrada por la batería del automóvil. Por lo tanto, en situaciones donde la energía de la batería es insuficiente o la batería está debilitada, es plausible que se experimente una disminución en la asistencia de dirección mientras se conduce.

El motor de dirección asistida requiere una cantidad específica de energía eléctrica para un funcionamiento adecuado. En caso de que la batería no logre proporcionar esta energía necesaria, el vehículo podría enfrentar dificultades para su conducción y maniobra.

¿Se pueden hacer ajustes a un sistema de dirección asistida eléctrica?

Es cierto, existe la posibilidad de ajustar un sistema de dirección asistida eléctrica. Es viable modificar el grado de asistencia proporcionado durante la conducción, así como definir la intensidad con la que se ofrece dicha asistencia.

Adicionalmente, es factible activar o desactivar determinadas funciones, como por ejemplo la función de retorno al centro del volante. La capacidad de realizar ajustes puede variar según el modelo y la marca específica del sistema de dirección asistida eléctrica que se esté utilizando.

¿Cuáles son las diferencias entre la dirección asistida eléctrica y la hidráulica?

Efectivamente, existen diferencias fundamentales entre la dirección asistida eléctrica y la dirección asistida hidráulica. En la dirección asistida hidráulica, se emplea la presión de un líquido para facilitar el giro de las ruedas, en contraste con la dirección asistida eléctrica que recurre a un motor eléctrico para brindar asistencia.

La dirección asistida eléctrica suele caracterizarse por su mayor eficiencia en comparación con la dirección asistida hidráulica, y con frecuencia ofrece una sensación de conducción más suave y receptiva.

Ver también: Cómo saber si la computadora de mi carro esta dañada

Redacción por Gossipvehículos