Así serán las gasolineras del futuro

0
247

El crecimiento constante del mercado de los vehículos electrificados, ha estado acelerando el cierre de las gasolineras en áreas urbanas, muchas veces con el objetivo de sustituir los surtidores por puntos de carga rápidos o ultrarrápidos sin la necesidad de un personal ofreciendo los servicios. En Japón, existían unas 60.000 gasolineras en 1994, pero actualmente queda menos de la mitad y se estima que cierran 1.000 cada año.

Ante esta situación, los expertos vaticinan que, en diversas metrópolis, los vehículos con un sistema de propulsión tradicional (combustión interna), se reducirán significativamente, pero de una forma más lenta. Las restricciones impuestas por los distintos gobiernos afectan más que todo a los modelos más antiguos, que no tienen un estatus de protección especial, a estos les sigue el resto de modelos con el mismo tipo de configuración, que poco a poco se irán a las zonas más pequeñas.

VER TAMBIÉN – Los 19 Mejores SUV y crossovers eléctricos 2022

Por otro lado, para la movilidad eléctrica será necesaria la disposición de recargas rápidas para un viaje más largo de lo que el límite de autonomía permite, haciendo que los conductores esperen minutos o hasta una hora en la mayoría de los casos. Esto significa que las estaciones de servicio no dejarán de existir, pues se espera que se incorporen servicios que añadan valor a los clientes mientras esperan por su coche.

En este sentido, las gasolineras se irán transformando en puntos de recarga de alta potencia, que usen conexiones de alta tensión, o baterías estacionarias para aprovechar la autogeneración de energía renovable y seguir usando las conexiones existentes, aunque estas últimas podrían cargarse muy lentamente y descargarse más rápido para abastecer a los clientes.

Lo cierto es que la recarga rápida y ultrarrápida es rentable hasta cierto índice de uso diario, pues una vez se cubren los costes de electricidad y la instalación, será posible sacar ganancias, haciendo que los clientes que aún utilicen combustión sean desplazados lentamente.

Los estudios indican que el hidrógeno como combustible alternativo, se utilice en automóviles de mayor tamaño, más que todo los modelos industriales, ya que en turismos y motocicletas es probable que el uso sea bajo en mucho tiempo. Se puede generar hidrógeno con suficientes placas solares y un molino eólico de cierta potencia.

Con electricidad y quizás hidrógeno, las estaciones de servicio serán capaces de producir su propia energía y comercializarla, permitiendo que pueda venderse todo lo que produzcan. Todo parece indicar que algún día las gasolineras estén totalmente robotizadas, sin capital humano atendiendo el lugar, puesto que diversos analistas han asegurado que las profesiones de menor valor añadido, pueden automatizarse, aunque también será determinante si la clientela querrá seguir tratando con personas o ser atendido por robots.

Redacción por Gossip Vehículo y fuente motor.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí