«La llave secreta» el nuevo modus operandi de los ladrones de autos en Chile ¿Que precauciones debo tomar?

0
171
La llave secreta

A medida que la tecnología avanza y las medidas de seguridad se vuelven más sofisticadas, los delincuentes también evolucionan y perfeccionan sus técnicas de robo de autos. Dos de las tácticas más recientes que se están empleando con alarmante frecuencia son la de la «llave secreta» y el robo de vehículos estacionados en la vía pública. Estas metodologías ponen de manifiesto la audacia y la astucia de los ladrones de autos, quienes no escatiman esfuerzos ni recursos para llevar a cabo sus delitos. Conocer estas nuevas estrategias es vital para entender el actual panorama de la delincuencia vehicular y tomar las medidas necesarias para proteger nuestros vehículos.

Los delincuentes se modernizan: La técnica de la «llave secreta

En el mundo de la delincuencia, la innovación es constante y el robo de autos no es la excepción. Una de las tácticas más sofisticadas que han implementado los ladrones de vehículos es la denominada «llave secreta».

Esta técnica se basa en el engaño y la manipulación. Todo comienza cuando un supuesto vendedor publica en internet el anuncio de un vehículo a la venta. Cuando un potencial comprador se interesa, el vendedor se ofrece a llevar el auto hasta el domicilio del interesado para mostrarlo. Este acto, aparentemente de buena atención al cliente, esconde una trampa peligrosa.

Si la venta se concreta, el vendedor, ahora convertido en delincuente, conoce el lugar donde el vehículo estará estacionado. Lo que el comprador desconoce es que el vendedor ha guardado una «llave secreta», es decir, una tercera copia de la llave del auto. Con esta llave, el delincuente tiene la posibilidad de robar el vehículo cuando lo desee, ya que conoce exactamente su ubicación.

Así, el delincuente termina con el dinero de la venta y, además, «recupera» el vehículo, logrando un doble beneficio de su acto delictivo. Este método, sutil pero efectivo, pone en evidencia la importancia de mantener precauciones al comprar vehículos, especialmente en transacciones entre particulares. La recomendación es optar por comprar en lugares autorizados o establecer lugares neutros y públicos para las transacciones, a fin de prevenir este tipo de engaños.

Robos de vehículos, una preocupación constante en el país

La inquietud por el robo de vehículos no es algo nuevo en Chile. Continúa siendo uno de los delitos más alarmantes y frecuentes en todo el territorio nacional, sin distinción de año, modelo o marca del vehículo. A pesar de las medidas de seguridad que se pueden tomar y de los esfuerzos de las fuerzas policiales para desmantelar bandas de delincuentes, las tácticas de los ladrones se siguen adaptando y evolucionando.

La creciente sofisticación en las técnicas de robo y la persistencia de este problema son factores que mantienen en alerta constante a las autoridades y a la ciudadanía. Se percibe una sensación de inseguridad que no discrimina entre diferentes regiones del país.

A pesar de las disminuciones ocasionales en las estadísticas de robos de autos, el problema persiste y mantiene a los propietarios de vehículos en un estado de precaución constante. El escenario no es del todo optimista, y los esfuerzos por combatir este delito deben continuar siendo una prioridad.

Cómo funciona la técnica de la “llave secreta»

La técnica de la «llave secreta» es una estrategia de robo de autos que está ganando notoriedad debido a su sofisticación y engaño. Esta táctica es particularmente preocupante porque se disfraza de atención al cliente por parte de un supuesto vendedor de autos.

Este método inicia cuando un individuo publica en internet, comúnmente en redes sociales, que está vendiendo un auto. Un usuario interesado en el vehículo lo contacta para obtener más detalles. El supuesto vendedor, con la intención de brindar un «excelente servicio al cliente», se ofrece a llevar el auto hasta el domicilio del interesado para que lo vea.

Si la venta se concreta, el vendedor (en realidad, el delincuente) conoce perfectamente la ubicación donde estará estacionado el vehículo. Aquí es donde entra en juego la «llave secreta»: generalmente los autos se entregan con dos copias de su llave. Pero el delincuente, al haber hecho una copia adicional, dispone de una tercera llave. Conociendo la ubicación del vehículo, podrá robarlo sin mayores complicaciones.

De esta manera, el ladrón se queda con el dinero de la venta y «recupera» el vehículo, un esquema engañoso que ha comenzado a generar alarma entre la población. Las recomendaciones para evitar caer en este tipo de estafas incluyen comprar vehículos en lugares autorizados, desconfiar de la «atención al cliente a domicilio» en transacciones entre particulares, y elegir un lugar neutral, público y seguro para revisar el auto que se está considerando comprar.

Recomendaciones para evitar ser víctima de la «llave secreta»

Para evitar ser víctima de la astuta técnica de la «llave secreta», es esencial adoptar ciertas precauciones. El primer consejo es adquirir vehículos en lugares autorizados o concesionarios, ya que estos establecimientos cuentan con procedimientos regulados y seguros para la venta de autos.

Desconfía de la «atención al cliente a domicilio» que pueda ofrecer un vendedor, especialmente cuando se trata de transacciones entre particulares. Si bien esta práctica puede parecer una muestra de buena fe y servicio al cliente, puede ser utilizada como una estratagema para obtener información útil para un robo futuro.

Además, siempre es aconsejable elegir un lugar neutral, público y seguro cuando se quiera conocer el modelo que es de tu interés comprar. Esto puede limitar la capacidad del vendedor para recopilar información precisa sobre tu residencia o lugares que frecuentas.

Finalmente, antes de completar una compra, considera la posibilidad de cambiar las cerraduras y las llaves del auto. Aunque puede implicar un costo adicional, proporciona una capa extra de seguridad y puede evitar que te conviertas en víctima de la técnica de la «llave secreta».

Autos estacionados en la calle: El nuevo blanco de los delincuentes

Aunque la estadística muestra una disminución en los robos violentos de vehículos como el «portonazo» y la «encerrona» hasta mayo de 2023, no todo son buenas noticias. Los delincuentes han encontrado un nuevo objetivo en su radar: los autos estacionados en la calle. Esta modalidad se ha convertido en una preocupación creciente para los propietarios de vehículos en Chile.

El atractivo de estos vehículos para los criminales radica en su disponibilidad y accesibilidad. Muchos usuarios optan por estacionar sus autos en la calle, ya sea por falta de espacio de estacionamiento en su casa o edificio, o para evitar los costos de un aparcamiento de pago cuando visitan ciertos lugares.

Este hábito ha abierto la puerta a los ladrones, que encuentran en estos vehículos una oportunidad fácil de robo. Si no logran sustraer el vehículo completo, se llevan cualquier pieza de repuesto que pueda ser vendida posteriormente, como logos, espejos y parachoques.

Los datos proporcionados por Carabineros a BioBioChile muestran que en 2022, más de 54.200 vehículos fueron robados, de los cuales se recuperaron 26.774. Este número alarmante pone en evidencia la necesidad de tomar medidas de precaución adicionales al estacionar vehículos en la calle.

El blanqueo de autos robados: Un nuevo desafío para las autoridades

Además de los robos directos de autos, las autoridades chilenas enfrentan otro problema creciente: el blanqueo de autos robados. Según el Servicio de Impuestos Internos (SII) de Chile, ha habido un aumento en las operaciones sospechosas relacionadas con la venta de vehículos, en las que el sistema tributario se estaría utilizando incorrectamente para «blanquear» autos robados.

Uno de los métodos detectados por el SII implica la comercialización de vehículos como si fueran nuevos. Sin embargo, las facturas utilizadas para su inscripción provenían de empresas creadas con nombres de fantasía. Estos nombres, en algunos casos, son sorprendentemente similares a los de concesionarios de automóviles reconocidos en la industria, pero sin la autorización para vender vehículos nuevos.

Además, se observó que ciertos contribuyentes, que se presentaban como vendedores de autos nuevos, no registraban una actividad económica relacionada con esta comercialización. Del mismo modo, se identificaron contribuyentes sin patrimonio registrado en los sistemas del SII, pero que aparecían vendiendo varios vehículos.

Este escenario complejo plantea un nuevo desafío para las autoridades, que deben afrontar tanto el robo físico de autos como el sofisticado blanqueo de vehículos robados. La respuesta a este problema requerirá una combinación de concientización pública, mejores prácticas de seguridad y legislación efectiva para disuadir y castigar a los delincuentes.

Redaccion gossipvehiculo con informacion biobiochile