Chile – Trágico suceso: tres colombianos a bordo de un inDriver secuestran al conductor y asesinan a mujer en Santiago

0
127
Tres colombianos a bordo de un inDriver secuestran al conductor y asesinan a mujer en Santiago
Imagen cortesía de Biobiochile - Tres colombianos a bordo de un inDriver secuestran al conductor y asesinan a mujer en Santiago

Tres colombianos a bordo de un inDriver secuestran al conductor y asesinan a mujer en Santiago

Un viaje efectuado por tres colombianos a bordo de un inDriver terminó resultando un trágico suceso que involucró el asesinato de una mujer y el secuestro de un conductor, en Santiago de Chile.

Y es que, tres colombianos ebrios y con la euforia al máximo, se grabaron con armas en el asiento trasero del coche contratado para lo que parecía una carrera más.

No obstante, de acuerdo con información recogida por la Unidad de Investigación de BioBioChile, su pequeño viaje se hizo con el chofer secuestrado. En momentos, con una arma que le apuntaba a la cabeza, y en otros, sosteniendo su mano mientras usaban su celular para colocar música en el vehículo.

Esta “travesía” no llegó a las dos horas. Pero aunque su noche fue corta, terminó con tres viviendas baleadas y el asesinato de una mujer en su propia casa.

El inicio del macabro viaje en inDriver

De acuerdo con declaraciones y antecedentes en el expediente judicial, los hechos tuvieron lugar la madrugada del 10 de julio, cuando un conductor de inDriver aceptó una solicitud de viaje a las 1:28 horas de la madrugada. Así, con un “Camilo” como futuro pasajero, el conductor debía dirigirse hasta calle Domeyko en Santiago, y tomó rumbo a avenida España, en una calle sin salida.

Ingresando, un auto le hizo luces por lo que ante la extraña situación pensó cancelar la solicitud. No obstante, dos hombres vestidos de negro, altos y morenos, aparecieron caminando desde distintas direcciones.

InDriver
Imagen cortesía de RPP Noticias – InDriver

De acuerdo a la investigación de fiscalía, uno de ellos le expresó: “Tranquilo hermano, somos buenos clientes ¿o acaso andas trabajando con miedo?”, para subir como copiloto acompañado de una pareja en los asientos traseros.

A continuación le explicaron que el viaje consistía en buscar unas llaves a un departamento en San Ignacio de Loyola, en el centro de Santiago. Tras esto, el chofer se puso en marcha rumbo a Franklin, por el poniente, luego estacionó y colocó los intermitentes.

Posteriormente, la mujer y el hombre de atrás se bajaron, el tercer sujeto, por su parte, se quedó en el coche y le exigió apagar el motor y luces. A su vez, le comentaba sobre su familia mientras quemaba un cigarro.

A los cinco minutos se oyeron tres disparos y cuando el conductor preguntó qué sucedía, se percató que sacaba un arma plateada y le contestó que se quedase tranquilo, que no había pasado nada. En tanto, la pareja venía desde la vereda, también con una pistola en sus manos.

Mujer acribillada en su casa

Fue alrededor de la 1:50 de aquella madrugada que Erika Arboleda, colombiana, se encontraba con su conviviente en su habitación; una casa de dos pisos ubicada en calle San Ignacio de Loyola. En aquel momento escuchó que golpeaban incesantemente la puerta, por lo que, bajó a verificar quién era, pero al identificarlos se negó a abrir.

Ya que no podían ingresar a la casa, empezaron a disparar a través de la puerta. Así, dos de las balas impactaron en Erika, falleciendo en minutos.

La declaración del policía Jaime Jara, de la Brigada de Homicidios de la PDI, aseguró que los autores del crimen eran la pareja de colombianos. Hecho que supo horas después, tras otras diligencias investigativas.

PDI de Chile
Imagen cortesía de Diario el día – PDI de Chile

Los tres colombianos y su vuelta a la manzana

De acuerdo con la policía civil, los sujetos habrían exigido al conductor continuar con el viaje tras el asesinato dando una vuelta a la manzana. Así, al volver a pasar por San Ignacio de Loyola, se detuvieron frente a otra casa y volvieron a disparar.

“Usted tranquilo. Si no hace lo que le decimos le robamos el auto y lo matamos aquí“, expresaron al conductor, según la información obtenida por el Ministerio Público.

El tercer ataque se dio en la calle San Diego, deteniéndose frente a un cité y el tipo que iba de copiloto manifestó “ahora me toca a mí”. Aquí forcejearon con una persona y volvieron a disparar, según, el primer disparo no salió de la pistola, sino el segundo.

Los sucesos no dieron pie a emociones negativas como ira o frustración, siquiera trsiteza, en cambio, iban totalmente felices. Dándose la mano entre ellos y con el conductor. Inclusive usando su celular para colocar música y diciendo que estaría con ellos en todo, apunta la carpeta investigativa.

El fin de una trágica noche en inDriver

La intención de los tres colombianos a bordo del inDriver era seguir disparando, no obstante, fue la mujer quien los frenó diciendo que mejor era regresar a casa por lo que pidieron volver a su punto de partida.

“La mujer fue quien dijo que los llevara hasta Domeyko. Los de atrás llevaban una botella negra de la cual iban bebiendo (…) iban grabando videos mientras mostraban sus pistolas diciendo ‘somos unos malditos'”, describe el expediente judicial.

Al bajarse, a las 2:10 horas de la madrugada, querían pagarle un millón de pesos al conductor, pero él dijo que solo pagasen la carrera, es decir, 16 mil pesos en efectivo por un gran susto.

Tras revisar las cámaras de seguridad lograron ubicar la dirección desde el punto de partida de los sujetos, y así saber dónde viven. Con esto, pudieron realizar un allanamiento al domicilio de los responsables, pero no consiguieron nada que los inculpase. Por los momentos, nadie ha sido detenido como autor/autores del crimen.

Fuente: Biobiochile

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí