Por qué mi carro tiembla cuando acelero (+Solución)

0
731

Seguramente alguna vez sintió que su carro tembló luego de acelerar para atravesar un cruce o en cualquier otra circunstancia. Inmediatamente después es posible pensar en posibles desperfectos que requerirán quizás costosas reparaciones. Pero la buena noticia es que si el vehículo solo tiembla al acelerar, esto generalmente indicará un problema menor que puede solucionarse. Es fundamental arreglar el problema poco después de notar la falla por primera vez, ya que esto podría significar un ahorro de dinero importante en el futuro.

La razón más común por la que un automóvil tiembla o vibra al acelerar se debe a un desequilibrio en las ruedas o una junta homocinética desgastada. La causa también puede ser un eje de transmisión dañado, aunque quizás haya problemas en el motor. A continuación presentamos una lista más detallada de las razones más comunes por las que un automóvil tiembla al acelerar.

8 causas de las sacudidas del coche al acelerar

1.- Ruedas fuera de equilibrio 

Si nota un temblor después de instalar neumáticos nuevos o después de golpear el borde de la acera con la rueda, esto podría ser una señal de que sus ruedas necesitan equilibrarse, ya que tiene una mala alineación de las ruedas. Se trata de un proceso sencillo que la mayoría de los talleres realizarán por usted a un bajo costo.

Para determinar qué ruedas tienen fallas, se debe sentir de dónde proviene el temblor. A medida que se acelera y se siente la vibración, es posible dilucidar que se trata de las ruedas delanteras si es que el movimiento es perceptible a través del volante. Sin embargo, si el movimiento se puede sentir a través del asiento, esto indicaría que las ruedas traseras son las que necesitan volver a un equilibrio.

Es importante tener en cuenta que de ser este el problema, o sea si las ruedas están desequilibradas, el temblor será más fuerte a medida que aumenta la velocidad del vehículo.

2.- Junta homocinética gastada 

Las juntas CV, de velocidad constante, están instaladas en los ejes de transmisión delanteros y son las que permiten que las ruedas giren mientras se mueven. Son cojinetes llenos de grasa que se colocan dentro de una funda de goma.

A veces, cuando la bota del CV se divide, permite la entrada de agua y hace que la grasa del interior se filtre. Esto luego causa un desgaste excesivo en la junta homocinética y puede ser la causa de una vibración ya que la junta ya no está lubricada con grasa. 

Una buena forma de determinar si su junta homocinética está desgastada es ver si el ruido o la vibración cambian al doblar una esquina. Si nota que la vibración empeora, esto podría indicar una junta homocinética desgastada que necesita ser reemplazada. También puede inspeccionar visualmente la funda de goma que alberga la junta y observar una división visible en la goma.

Ver también: ¿Por qué tiembla el volante de mi auto? (+6 SÍNTOMAS)

3.- Eje de transmisión o árbol de transmisión dañado 

Un eje de transmisión o eje de hélice que no está perfectamente alineado puede causar una mala sensación de temblor en el vehículo al conducir y empeorar progresivamente a medida que aumenta la velocidad. 

Si su automóvil tiene tracción delantera, puede ser un eje de transmisión defectuoso que sale a cada rueda delantera. Si tiene tracción trasera, pueden ser los dos ejes de transmisión que salen de la junta homocinética o el eje de hélice grande que va de la caja de cambios al diferencial. Cuando hay un desequilibrio en el eje de la hélice, generalmente se pueden sentir pequeñas vibraciones sin acelerar también. Si tiene un vehículo con tracción en las cuatro ruedas, las vibraciones pueden sentirse por cualquiera de los ejes mencionados anteriormente.

Conducir el vehículo en una rampa con las 4 ruedas levantadas del piso es la mejor manera de determinar si su eje de transmisión o eje de hélice está dañado. Mientras se conduce el vehículo por la rampa, inspeccione visualmente para asegurarse de que todos los ejes giren alrededor de un punto fijo constante. Si se encuentran ejes dañados, será necesario reemplazarlos antes de que causen más perjuicios a las juntas homocinéticas y otros componentes de la transmisión.

4.- Sensor de oxígeno defectuoso 

El sensor de oxígeno está situado en el escape del vehículo. Algunos modelos tendrán dos sensores, un convertidor precatalítico y un convertidor poscatalítico. Estos sensores ajustarán la cantidad de combustible que se inyecta en el motor en un momento dado, utilizando los gases de escape para determinar si el funcionamiento es correcto.

Si hay una falla con uno de los sensores de oxígeno, su motor podría fallar en el suministro de combustible, lo que provocaría una sacudida cuando el vehículo se pone en marcha. Este tipo de falla generalmente se detecta con una herramienta de diagnóstico OBD2, que puede ver datos en vivo a medida que operan los sensores y verificar códigos de falla dentro de la ECU (Unidad de Control del Motor, por sus siglas en inglés).

5.- Sensor MAF defectuoso 

Ubicado en la tubería de admisión de su automóvil, el sensor MAF (Flujo de Aire Masivo) se usa para ajustar la mezcla de aire y combustible en su motor dependiendo de la cantidad y presión de aire que ingresa al motor. Si el sensor está defectuoso, esto también podría hacer que su motor se alimente mal y le dé una sensación de temblor al acelerar. 

Para que se diagnostique este tipo de falla, generalmente se necesita algún equipo de diagnóstico especializado para leer los códigos de falla y medir los datos en vivo que está leyendo su sensor.

6.- Soportes desgastados en el motor o la caja de cambios 

El desgaste en el soporte del motor o la caja de cambios se notará más cuando se acelere inicialmente y se tome una marcha hacia adelante o hacia atrás. Junto con una fuerte sacudida que se siente a través del vehículo, por lo general también se escuchará un golpeteo muy pronunciado. 

Los soportes del motor y la caja de cambios suelen ser bastante accesibles, lo que facilita la comprobación de signos de desgaste y movimiento excesivo. Si no hay signos visibles de desgaste, intente mover el soporte con una palanca y verifique que no haya movimiento excesivo. Reemplace cualquier soporte de motor o de caja de cambios gastado que encuentre.

7.- Fallo de encendido del motor 

Una falla de encendido del motor a menudo es el resultado de que uno o más de los cilindros del motor no se encienden correctamente. Esto generalmente se debe a que no se inyecta suficiente combustible, a la falta de compresión en el orificio del cilindro o a que no hay chispa para encender el combustible (lo cual es solo aplicable a los motores de gasolina).

Si el motor está alimentado con gasolina, entonces un buen lugar para comenzar sería verificar el estado de sus bujías y reemplazarlas si es necesario.

Otra falla común, especialmente en un motor diesel, es un inyector de combustible defectuoso. Esto hará que el motor falle y, a menudo, provoque una sacudida al acelerar. Esta falla generalmente requerirá un equipo especializado para diagnosticar, como un kit de prueba de derrame del inyector y un equipo de diagnóstico electrónico.

Si su motor sufre una falta de compresión, será necesario probarlo con un equipo especializado, como un manómetro. Es una prueba rápida pero efectiva que confirmará la presión de compresión dentro de cada cilindro. La falta de compresión en un cilindro puede apuntar hacia un bloque del motor agrietado o deformado, un pistón dañado o una válvula defectuosa.

8.- Caja de cambios defectuosa 

Un engranaje o cojinete desgastado dentro de su caja de cambios a menudo puede causar una vibración al iniciar la conducción de su vehículo. El ruido y la vibración solo suelen prevalecer mientras se selecciona una marcha. Sin embargo, esto puede variar dependiendo de lo que esté defectuoso dentro de su caja de cambios.

Una buena forma de diagnosticar si su caja de cambios está averiada o no es accionar el embrague (pise el pedal del embrague) mientras conduce en un tramo tranquilo de la carretera, y si nota que la sensación de temblor se detiene mientras el embrague está accionado, entonces esto indicaría una avería en el interior de la caja de cambios. 

Por lo general, un especialista debería realizar un diagnóstico adicional de qué es exactamente lo que está defectuoso dentro de su caja de cambios. No obstante, siempre puede comprobar el nivel de aceite de su caja de cambios, si puede, como un buen punto de partida. Recargue si es necesario y pruebe en la carretera para ver si esto ha tenido algún efecto en las sacudidas de su vehículo.

Conclusión 

La mayoría de estas fallas son soluciones simples y fáciles que no costarán una fortuna repararlas. Sin embargo, posponer la reparación puede provocar más daños y un mayor costo.

Redacción gossipvehiculo

También puedes ver:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí