CONFIRMADO: Škoda CITIGOe iV es uno de los eléctricos más baratos y con solo 253 km

0
308

Tras la enorme espera de distintos autos, el pequeño eléctrico del grupo Volkswagen, el Škoda CITIGOe iV está emocionado por salir a la luz.

Se habla del primer auto eléctrico que comercializa la firma checa, y este está disponible en España, partiendo de los 22.970 euros los cuales pueden quedarse en 17.900 euros (incluyendo descuentos si se financia con la empresa). Se posiciona como uno de los eléctricos de nueva generación más baratos del mercado.

Škoda quiere llegar a 2025 en ventas y una gama en la que el 25 % de modelos con algún tipo de electrificación, lo que introducirá tanto pequeños eléctricos puros, como híbridos enchufables o mild-hybrid, y este Škoda CITIGOe iV abre la puerta a los 100% eléctricos de la marca.

Entre sus ingredientes, encontramos idéntica mecánica que los Volkswagen e-up y SEAT Mii electric: un propulsor eléctrico de 61 kW, es decir 83 CV, una batería de 32,3 kWh y un cambio automático de una sola marcha.

Este modelo es bastante habitable y funcional

El Škoda CITIGOe iV prácticamente calca las dimensiones del SEAT Mii electric y del Volkswagen e-up!: 3,59 metros de largo, 1,64 metros de ancho, 1,48 metros de alto y una batalla de 2,42 metros.

De igual manera, en su interior homologa cuatro plazas (como ocurría con la variante de combustión), aunque en el caso del CITIGOe iV se ha obtenido mejorar la habitabilidad gracias a la ausencia del túnel de transmisión central, y que puede aprovechar mejor el espacio.

Asimismo y teniendo en cuenta sus reducidas dimensiones, la habitabilidad de las plazas traseras es correcta. Una persona de 1,65 metros no dará con las piernas en el respaldo del asiento delantero si el asiento del conductor va reglado para una persona de 1,80 metros.

Probando este Škoda CITIGOe iV

Cuando se tuvo la oportunidad de manipular el volante del CITIGOe iV, encontramos no solo principalmente en modelos eléctrificados instrumentación digital, sino tres relojes analógicos. El central, enorme, muestra la velocidad e integra una pequeña pantalla configurable, que ofrece el consumo o la autonomía.

Este va flanqueado por dos esferas: la de la derecha muestra la carga de la batería y la de la izquierda el ciclo de recarga mediante frenada regenerativa, que se activa en desaceleraciones o frenadas.

Escasa tecnología de conectividad y asistencia

Sin sobreprecio, este modelo dispone de: ópticas LED diurnas, dos faros antiniebla (delanteros y uno trasero), retrovisores exteriores calefactados; lunetas traseras oscurecidas, volante multifunción de cuero, pomo del cambio también de cuero, sensores de aparcamiento traseros; climatizador, asientos delanteros regulables en altura, luces y limpiaparabrisas automático.

En lo que respecta a conectividad y sistema multimedia, va totalmente bastante ajustado. Dispone de serie de radio Swing materializada en una pequeña pantalla de info-entretenimiento a color, y con sólo 2 altavoces, aunque también dispone de puerto USB y conexión Bluetooth.

Škoda es esperado por muchos fanáticos efectivos en este 2020

En el 2019, Škoda sólo disponía de un modelo alternativo en su gama; el Octavia G-TEC de gas natural, pero la firma checa ha pisado el acelerador al son del límite de 95 g/km de CO₂, y ello ha sido posible gracias a las sinergias propias del Grupo Volkswagen. 

Por un lado, con la denominación iV, los modelos eléctricos hacen que por ahora se sumen en el mercado a finales de 2020 el Škoda Enyaq, y los híbridos enchufables donde encontramos al Superb iV, con un gasolina 1.4 TSI y un motor eléctrico que rinden en conjunto 218 CV.

En el caso de estos últimos mencionados encontramos la opción de menor entrega, con un 1.0 TGI de 90 CV, mientras que el Octavia ofrecerá una mecánica 1.5 TGI de 130 CV. En definitiva, Škoda apuesta al verde, más allá de ser el color que siempre ha acompañado su imagen, y cerrará 2020 con diez modelos de su familia.

Fuente:

motorpasion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here